En Smart Destination investigamos y promocionamos las ciudades, el turismo y el paisaje, identificando programas, acciones e iniciativas innovadoras que junto a la infraestructura turística construyen un futuro sustenatble.

 

Como consultora especializada en turismo y desarrollo sustentable, trabajamos para que las iniciativas innovadoras de destinos y municipios sean valoradas y replicadas, esto analizando el ecosistema inteligente y como se articula para construir un futuro mejor, como resultado desde el 2019 lanzamos el reconocimiento Smart Destination. 

 

Smart Destination es presentado en congresos internacionales, generando oportunidades comerciales, vínculos estratégicos y difusión de marketing. Para esta gestión visitamos y analizamos la Infraestructura Turística: proyectos, hoteles, reservas, miradores, ruinas, museos, resorts, marinas y el patrimonio. 

También hemos incorporado el estudio de  Innova Experiencia Turismo, que identifica iniciativas que potencian la imagen de lugar.

 

Smart Destination es una vitrina para el turismo moderno, apoyando el desarrollo de los gobiernos locales y el desarrollo económico del ecosistema del turismo.



 

El 2014 la Asamblea General de Naciones Unidas, emitió una resolución que reconoce la contribución del turismo sustentable para erradicar la pobreza, desarrollar comunidades y proteger la Biodiversidad. El 2017 fue el año Internacional para el Desarrollo Sustentable del Turismo por la Asamblea General de la ONU, donde se retomó el concepto de Desarrollo Sustentable que se define en el documento “Nuestro Futuro Común” de 1987, como aquel que garantiza las necesidades del presente sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.

 

Cada vez son más los turistas que buscan en los destinos una experiencia relacionada a la naturaleza, siendo un punto importante el impacto de las actividades en el medioambiente, el paisaje, la herencia cultural y la economía local. Junto al desarrollo de infraestructura acorde con el destino, que brinde conectividad, seguridad, comodidades y tecnología.

 

Estas características hacen de los Destinos Inteligentes una estrategia de desarrollo económico local, aportando un importante crecimiento en torno al turismo de naturaleza, promoviendo los parques y áreas protegidas, como también el concepto de destino inteligente en la ciudad y sus servicios. Con esto se avanza en un desarrollo sostenible en sus tres dimensiones, la ambiental, la económica y la sociocultural.



Paradigma Destino Sustentable / Smart Destination.

El origen de este concepto viene dado por una serie de cambios estructurales en el sector turístico, los que justifican la necesidad de nuevos enfoques en la gestión de los destinos turísticos, estos cambios están asociados al paradigma Smart City y convirtiendo al destino turístico inteligente en una referencia para la gestión turística. Fenómeno que está vinculado a nuevas dinámicas en el mercado del turismo; nuevos turistas; mercados; comportamientos de consumo; productos y una nueva forma de conocer los destinos a través de hiperconectividad web y claramente las redes sociales. Estos patrones de "selección" sumados a la evolución demográfica, política, económica y social plantean nuevos retos de gestión, donde la planificación y administración asociada al concepto sustentable, juega un papel protagonista en el nuevo paradigma. 

 

Un Destino Sustentable / inteligente" debe sumar una serie de atributos y características en su gestión, las que si bien deben implicar el uso de las nuevas tecnologías, también deben trabajar de manera colaborativa los recursos propios del destino, fortaleciendo la imagen y la identidad local. También debe incorporar programas de fortalecimiento en la innovación y el emprendimiento de los recursos naturales como del mejoramiento sistemático de la oferta turística. Por lo tanto, es una sumatoria del antiguo concepto de turismo sustentable y el actual concepto de una Smart City.

Definiremos Destino Inteligente, como aquel que asegura que el territorio mejore sus condiciones ambientales, que el habitante se beneficie con el turismo y que los atractivos existentes perduren en el tiempo, mejorando su oferta y calidad turística en el presente y asegurándola en el futuro de las próximas generaciones.

Gráfica basada en el Consejo Global de Turismo Sustentable (CGTS)